Claves para mejorar la producción lechera y de carne de tu hato

Todo productor busca obtener de su ganado productos de buena calidad, ya sea que tenga los bovinos para la producción lechera o de carne para el consumo humano. Este objetivo está estrechamente relacionado con la rentabilidad y sostenibilidad del hato, puesto que mientras mejores productos ofrezcan al mercado más ofertas encontrará, adicionalmente, los consumidores finales también se verán beneficiados al consumir alimentos de alta calidad que sean beneficiosos con su salud.

Pensando en los beneficios que podría traer a todos los productores de bovinos hemos decidido hablar en esta entrada de blog acerca de algunas claves para tener en cuenta al momento de planear una producción lechera o de carne. Por eso, si estás interesado en mejorar las condiciones de tu ganado toma nota a estas sugerencias que te traemos a continuación.

Lo primero que debemos mencionar cuando hablamos de producción bovina es que existen diferencias sustanciales entre el ganado que está enfocado en la producción lechera y el que está pensado para la producción de carne para consumo humano. Este dato es fundamental porque de esto dependerá el cómo cada productor planifica el proceso de crecimiento de cada animal, según sus necesidades, y teniendo en cuenta su objetivo.

El ganado utilizado para la producción lechera tiene características que facilitan la labor diaria de ordeño, los cuerpos de las razas de este tipo tienden a ser de una forma triangular, su sistema óseo es delgado que van acorde con sus músculos, que no son muy grandes, debido a que el objetivo de este tipo de bovinos no es producir carne, así que no necesitan tener unas condiciones corporales de gran tamaño. Por el contrario, tienen unas ubres grandes, ideales para almacenar la mayor cantidad de líquido debido a su vocación lechera. Mientras que los bovinos utilizados para la producción de carne tienen huesos fuertes, una forma corporal cuadrada con el fin de poder almacenar mayor cantidad de carne y un cuero grueso y grasoso.

La alimentación es, indudablemente, el factor que más influye en el desarrollo de ambos tipos de bovinos, por lo que tener planes estructurados con pastos, suplementos, sales minerales, entre otros elementos que se correspondan a sus tiempos y necesidades, debido a que un ternero no tiene la misma dieta que un bovino de edad adulta que está próximo a su beneficio.

El ganado especializado en producción lechera convierte con frecuencia los nutrientes adquiridos del alimento en leche, ya que no necesita almacenar mucho tejido  y demás para el mantenimiento de su cuerpo.

Para las vacas de producción lechera se hace muy recomendado el acompañamiento de su alimentación a base de cereales, con sales mineralizadas que promuevan una buena capacidad osteomuscular y a su vez ayuden a tener una buena relación entre minerales como el calcio, fósforo, magnesio o potasio que son vitales en la producción lechera y el desarrollo reproductivo de estos animales. Somex ofrece una serie de sales mineralizadas con altos componentes de micro y macronutrientes que pueden ser útiles para bovinos de distintas edades y diferentes pisos térmicos.

El ganado especializado en la producción de carne para el consumo humano debe tener planes de alimentación en los que se tenga claro que gran parte de los minerales, proteínas y demás nutrientes serán utilizados para abastecer un sistema osteomuscular que tiende a crecer cada vez más a medida que cada bovino vaya aumentando la edad. Para poder lograr este objetivo es preciso contar con planes establecidos de alimentación en los que tengan en cuenta las etapas de crecimiento y otros aspectos que puedan surgir, como enfermedades, lesiones o situaciones de estrés que puedan influir en el consumo de alimentos del bovino para producción de carne.

Aunque ambos son de características muy diferentes, hay un factor que les es similar, y es la adaptación climática, ya que existen razas con condiciones más favorables para vivir en climas fríos, como las que cuentan con cueros resistentes o pelaje ancho, que si estuvieran en climas cálidos de seguro estarían expuestos a sufrir de golpes de calor frecuentes que podrían ocasionar estrés, pérdida del apetito y otros factores que sin duda alguna afectarían la producción estimada del animal. Por eso es importante elegir bovinos de razas que tengan buena adaptación para que no haya problemas a futuro que pongan en riesgo la sostenibilidad del hato o la calidad de los productos.

Si deseas conocer más información sobre cómo cuidar a tus bovinos y brindarles un mayor bienestar te invitamos a seguir el blog de Somex, o si prefieres conocer a detalle productos especializados para complementar la alimentación del ganado puedes explorar el catálogo de la marca ingresando aquí.

Agregue su comentario

Contáctanos

Siéntete libre de escribirnos

    CONTACTO

    Oficinas:
    Carrera 50 FF No 8 sur 27 of 520-521
    Medellín, teléfono: 323 599 6534.

    Planta:
    Km 2,5 Vía Malambo–Sabanagrande,
    El Gladiador, lote 3B – 4
    Teléfono: (+57) 323 599 6534

    Todos los derechos reservados Somex © Desarrollado por Alianzanet Digital