El sistema de ganadería de cría de vacunos en pastoreo se maneja tradicionalmente de forma extensiva, en zonas de pastoreo donde el aporte nutricional de las praderas es bajo en proteína, energía y minerales y alto en fibra, lo que enmarca este sistema productivo en indicadores susceptibles de mejora.

El objetivo de la ganadería de cría es lograr productos tanto machos como hembras, las crías machos son percibidos como de principal importancia ya que generan flujo de caja, al ser comercializados casi inmediatamente después del destete para que ingresen al ciclo de ceba, quedando en la finca las terneras que sin ser menos importantes que los machos, no son tan valoradas porque ingresan a formar parte del inventario ganadero de la finca como hembras de levante.

Algo que se debe tener en cuenta es que las vacas van envejeciendo y con la mayoría de edad su productividad tiende a descender, por lo que se hace importante la producción de reemplazos para esas vacas que deben salir del ciclo productivo de la cría si se quiere que la productividad sea sostenible. Es ahí cuando las terneras producto de la ganadería de cría son valoradas, y  el ganadero se da cuenta de la importancia de invertir para lograr un buen levante de esas hembras futuros vientre de la finca.

En los bovinos, la pubertad entendida como el primer estro conductual, está influida por la nutrición ofrecida al animal previo y posterior al destete. Estudios realizados por Reid et al., demostraron que la edad de la pubertad de unas novillas Holstein fue de 526 y 289 días cuando se alimentaron con el 65 % y el 110 % de los nutrientes requeridos respectivamente. En otro ejemplo, novillas cruzadas Angus-Hereford que fueron alimentadas para ganar 270 gramos/día, 450 gramos/día y 680 gramos/día llegaron a la pubertad en edades promedio de 433, 411 y 388 días respectivamente y al momento de iniciar el servicio reproductivo los índices de preñez fueron de 50%, 86% y 87% respectivamente, lo que quiere decir que los animales que antes y después del destete reciben una dieta insuficiente no solo llegan más tarde a la pubertad sino que sus índices de preñez al primer servicio también son inferiores (Contexto Ganadero 2014)

En términos generales, el peso adecuado para que una novilla pueda ser preñada es del 55 % de su peso vivo como adulto, que se establece de acuerdo a los parámetros de sus antecesores o del hato. Para Martín García, para que una vaquillona cicle normalmente debe alcanzar entre el 60 y 65% del peso de su madre en condición de campo (Contexto ganadero 2018)

Lo que uno busca con ganados de carne o leche es que el animal empiece su vida productiva y reproductiva lo antes posible, para poder aprovechar la juventud y que se convierta en un animal longevo”, afirmó. Germán Gómez. Aunque la precocidad es determinada en muchos casos por la raza del bovino, Gómez señaló que puede ser manipulada con diversos factores, que incluyen la selección de los progenitores, el mejoramiento genético, estrategias nutricionales y manejo de los animales (Contexto ganadero 2016).

En este cuadro se muestran que solo en empresas ganaderas sobresalientes se logra una edad promedio al primer parto de 32,5 meses, que equivale a una edad de primer concepción de 23,5 meses, que esta cerca de los parámetros ideales; según esto el desempeño en ganancia de peso/vida esta alrededor de 450 g/día, pero la realidad de la ganadería de cría en pastoreo se expresa en el siguiente cuadro donde se habla de un promedio de edad al primer parto entre los 43,8 a los 45 meses, dando un promedio de 44 meses lo que equivaldría a la primer concepción a la edad de 35 meses con un desempeño en ganancia de peso/vida alrededor de 300 g/día, dato que se ajusta a la realidad del campo.

En un sistema productivo ideal podemos encontrar parámetros zootécnicos excelentes que se encuentran lejos de los promedios nacionales, pero más que una limitante se debería percibir como una oportunidad de mejora trabajando con los recursos ya existentes.

Conociendo la situación actual de edad al entore promedio que se tiene en Colombia, SOMEX pone al servicio de la ganadería suplementos minerales y proteicos que pueden ayudar a complementar el aporte nutricional que hacen las pasturas, contribuyendo así a la solución para mejorar ganancias de peso con un desarrollo optimo del sistema reproductivo de las futuras madres del hato ganadero.

Por

Gabriel Arrieta Vanegas
Asistente Técnico SOMEX S.A.
Meta – Guaviare – Vichada

Agregue su comentario

Contáctanos

Siéntete libre de escribirnos

CONTACTO

Oficinas:
Carrera 50 FF No 8 sur 27 of 520-521
Medellín, teléfono: (4)444 2809.

Planta:
Km 2,5 Vía Malambo–Sabanagrande,
El Gladiador, lote 3B – 4
Teléfono: (5) 377 0190

Todos los derechos reservados Somex © Desarrollado por Alianzanet Digital