En las regiones tropicales de América, las pasturas constituyen la base de la alimentación de los rumiantes. La disponibilidad y calidad del forraje está influenciada por diferentes factores tales como los climáticos, edáficos, de manejo, morfológicos, etc., que afectan de diversa manera su composición química y estructural (Herrera,1983). Los factores principales asociados a los forrajes, que limitan la producción de rumiantes en pastoreo en las regiones tropicales son: el bajo contenido de proteína, el bajo consumo de energía debido a un alto contenido de fibra de los mismos y los desbalances de minerales, es decir, sus deficiencias y excesos (Pezo et al 1992). Estos factores limitantes se ven acrecentados durante la época de verano.

Basados en la anterior se vuelve imperativo el suplementar teniendo presente dichos desbalances, y realizar una suplementación mineral de forma estratégica y eficiente en cada una de las etapas de vida de los animales, esto con el fin de corregirlos y que puedan repercutir en la producción de los animales. Se deben tener en cuenta dos factores importantes a la hora de realizar la elaboración de un correcto suplemento mineral:

  1. Los minerales suplementados deben ser calculados en cantidades acordes y correctas, lo anterior con el fin de evitar excesos de algunos de ellos e impedir posibles interferencias en la absorción de otros, acarreando problemas en la producción de los animales
  2. Se debe considerar la fuente u origen del mineral, debido a que las diversas formas químicas afectan su disponibilidad biológica y solubilidad (Underwood 1981).

Una alternativa para mejorar el uso de la suplementación mineral ha sido el desarrollo de nuevos productos metal-orgánicos, en donde los microminerales son unidos a fracciones proteicas (quelatos) con la finalidad de mejorar su absorción. Estos compuestos aparentemente no tienen cargas eléctricas, por lo que atraviesan la pared intestinal con mayor facilidad (Jacques y McKenzie 1991). Por consiguiente, se espera que la aplicación de esta tecnología en los alimentos, propicie una mayor eficiencia de absorción de los minerales, menor interferencia con otros nutrientes y en consecuencia reduzca su excreción en heces.

Una de las ventajas de la utilización de minerales con quelatos en la suplementación estratégica de los bovinos es que va a permitir un paso seguro por el rumen (cámara de fermentación), permitiendo continuar su camino, llegando finalmente al intestino delgado donde van a ser absorbidos pasando a torrente sanguíneo y distribuyéndose hacia los órganos donde se requieren.

Por otro lado, con la implementación de suplementos minerales orgánicos (quelatos) se ha logrado obtener una mayor absorción de algunos minerales con respecto a minerales inorgánicos, lo que resulta en una estrategia nutricional optima logrando una suplementación de una forma más adecuada y eficiente teniendo en cuenta las deficiencias de minerales, especialmente de microminerales que se tienen en forrajes de trópico.

Al tener una mayor absorción de minerales a nivel intestinal se podrán reducir problemas muy comunes que afectan a la ganadería como son los de tipo reproductivo muchas veces atribuidos a deficiencias principalmente de microminerales. Los cuales van a participar en el funcionamiento y desarrollo de algunas hormonas como FSH y LH, además de eso en la salud de los animales en funciones como: respiración celular, función antioxidante, formación ósea, desarrollo de tejido conectivo, queratinización, síntesis de hemoglobina, desarrollo muscular y dentario, fisiología del miocardio, absorción y movilización de hierro, función de varias enzimas, desarrollo de sistema inmune, etc.

Se ha logrado evidenciar en algunos estudios que la deficiencia de microminerales y la poca biodisponibilidad de estos en un suplemento mineral pueden acarrear problemas de pubertad tardía, involución uterina tardía, abortos, anestro, retención de placenta y hembras repetidoras de servicios. (García J, Cuesta 2006).

Nocek y Patton (2002) en un estudio con 524 vacas, evaluaron durante 150 días post-parto el efecto de una mezcla de minerales inorgánicos y lo compararon con una combinación de minerales inorgánicos más un proteinado de sales minerales (en ambos tratamientos los minerales cubrían el 120 %de los requerimientos según la NRC); se observó una mejor respuesta reproductiva, con menos intervalos parto-primer celo y parto-servicio y días vacíos 150 días después del parto en los animales que recibieron la mezcla de minerales quelatados.

(Tomado de Nocek y Patton. 2002)

Teniendo en cuenta las funciones tan importantes de los minerales en el adecuado funcionamiento de procesos fisiológicos tanto reproductivos como de salud de los animales, sumado a los bajos aportes de minerales por parte de las pasturas de trópico y la baja biodisponibilidad de algunos de ellos; se hace indispensable el uso de minerales orgánicos (quelatos) que permitan realizar una nutrición adecuada, en el momento adecuado y tener una óptima producción en las explotaciones ganaderas.

Para ello Somex ha desarrollado el producto Micromin cuatro Bovinos, una premezcla de microminerales orgánicos con la adición de Cobre, Cobalto, Selenio y Zinc, que van a intervenir en la formación de ondas foliculares, producción de la hormona LH, mantenimiento y adecuado funcionamiento del cuerpo lúteo, mantenimiento de gestación e incremento en los porcentajes de preñez. Entre otras funciones como:

  • Mejora calidad y viabilidad de ovocitos
  • En machos mejora calidad y volumen de eyaculado.
  • Fortalece sistema inmune
  • Mejora aspecto de piel y salud en general
  • Fortalece la parte podal de los animales
  • Fortalece ligamentos y articulaciones.

Se recomienda utilizar 30 días antes del parto hasta conseguir la preñez de la vaca en caso de reducción de días abiertos, o en protocolos de biotecnologías (IATF, Transferencia de embriones) 30 días antes de iniciar el protocolo hasta 60 días posteriores. La dosis recomendada es de 20 gramos por animal por día.

 

Referencias Bibliográficas:

  • Herrera R S 1983La calidad de los pastos. En: R S Herrera, R Ruiz, R García, C M Vázquez y A Serna, Editores: Los Pastos en Cuba. Cuba: Edición. Instituto de Ciencia Animal. Tomo 2, pp. 59-115.
  • Pezo D, Romero F y Mamad I 1992Producción, manejo y utilización de los pastos tropicales para la producción de leche y carne. En: S. Fernández Editor Avances en la producción de carne y leche en el trópico Americano. Santiago, Chile: Oficina Regional de la FAO para la América Latina y el Caribe. pp. 49-86.
  • McDowell L R 1985Nutrition of Grazing Ruminants in Warm Climates. Academic Press, NY USA.
  • Underwood E J 1981Los minerales en la alimentación del ganado vacuno. Editorial Acribia. España.
  • Audoin L 1991The role of nitrogen and phosphorus in pollution of animal origin. Revue Scientifique et Technique 10(3):629-54.
  • Jacques K and McKenzie C 1991Organic trace minerals on the farm. Feeds and Feeding. 16(18).
  • Garcia J, Cuesta M, Pedroso R, Gutierrez M, Mollineda A, Figueredo J. Efecto del cobre sobre la reproducción en novillas lecheras de Cuba. Rev MVZ Córdoba 2006; 11(2):790-798. https://doi.org/10.21897/rmvz.442
  • Dervin B. 2011 Uso de minerales quelatados en la nutrición de bovinos. Innovación y tecnología en la ganadería doble propósito. Capitulo XXXVII
  • Nocek JE,Patton RS.2002 Effect of chelated trace mineral supplementation for inorganic sources on production and health of Holstein Cows. J Dairy Sci 85 (Suppl. 1): 107

 

 

 

 

Agregue su comentario

Contáctanos

Siéntete libre de escribirnos

CONTACTO

Oficinas:
Carrera 50 FF No 8 sur 27 of 520-521
Medellín, teléfono: (4)444 2809.

Planta:
Km 2,5 Vía Malambo–Sabanagrande,
El Gladiador, lote 3B – 4
Teléfono: (5) 377 0190

Todos los derechos reservados Somex © Desarrollado por Alianzanet Digital