En Colombia el área total agropecuaria está estimada en 51’008.326 has de 114’200.000 de área total en Colombia, de las cuales el renglón pecuario ocupa 37’185.336 has donde se cuenta una importante actividad ganadera con cerca de 27.234.027 millones de cabezas de bovinos que pastan en cerca de 700.000 hatos. La  mayoría de estos sistemas  se manejan en  producción extensiva, y cerca del 20 % de las potreros  presentan  plantas y malezas potencialmente toxicas, lo que ocasiona mortalidades cercanas al 0,5 % del inventario nacional (Díaz 2010), ósea cerca 136.170  animales que en promedio tendrían un valor aproximado de $ 1.000.000 cada uno según encuestas realizadas en grandes, medianas y pequeñas ganaderías que sufren estas pérdidas que se dan principalmente en la época seca y entrada de aguas, lo que lleva a una pérdida anual nacional de cerca de $ 136.170.000 millones de pesos. En estas ganaderías las plantas tóxicas para los rumiantes convergen con las especies forrajeras primordiales para la alimentación de los vacunos (Gramíneas), lo que cobra importancia en Colombia, considerado el segundo país con mayor biodiversidad de flora (Romero, Cabrera, & Ortiz 2008). La incidencia de las plantas tóxicas en la economía ganadera es una situación poco estudiada en nuestro país, lo que sí se sabe es que causa pérdidas económicas intrínsecas a las praderas como lo son menor cantidad de forraje al competir con las gramíneas y gastos en erradicación manual o química, al igual que pérdidas económicas en los animales como lo son afecciones reproductivas en las hembras, fotosensibilización, predisposición a otras enfermedades y muerte cuando consumen demasiado estas plantas.

 

En el trópico alto, los contenidos de nitratos y nitritos en plantas varían de acuerdo con la condición fisiológica de las plantas ocasionando situaciones conflictivas en la economía ganadera en la entrada de aguas después de una sequía prolongada o excesos en la fertilización de los potreros siendo las principales gramíneas Pennisetum clandestinum,  (Kikullo) y Lolium multiflorum (Ray Grass), aunque también puede afectar el contenido estas moléculas en el suelo (Nitritos y Nitratos), aumentando una mayor frecuencia de anomalías en suelos con alto contenido de materia orgánica y aguas para consumo animal con presencia de estas moleculas.

Otras plantas que causan muerte súbita en el trópico alto son el Pteridium aquilinum (Helecho Macho) lo que causa hematuria vesical bovina y el Brugmansia pers (Cacao Sabanero) lo que genera intoxicación por escopolamina llegando a causar la muerte de los animales que las consumen.

En la actividad ganadera también se reconoce que la ingesta de Brachiaria spp (Brizantha) puede ocasionar esta patología en animales herbívoros, siendo esta en la actualidad la principal gramínea ingerida por los bovinos de la Orinoquía colombiana. Otras plantas tóxicas que se han descrito incluyen a la leguminosa Cassia occidentalis, la cual se reconoce como causante de cardiopatías y miopatías degenerativas; con un cuadro clínico que se inicia con diarrea, debilidad muscular, incoordinación motora (Díaz 2010) y el Enterolobium cyclocarpum (Orejero) lo cual causa fotosensibilización en los animales que consumen su fruto.

También existen un sinfín de plantas tóxicas implicadas en muchos cuadros patológicos; en las condiciones del trópico bajo colombiano principalmente en los departamentos de Guaviare, Norte del Caquetá en fincas asociadas a las cordilleras colombianas como también en los departamentos de Sucre, Bolívar, Atlántico y Magdalena en las fincas cercanas a los Montes de María y zonas aledañas se ha demostrado que las muertes súbitas casi en un cien por ciento en bovinos están directamente relacionadas al consumo de las plantas de la familia Malpigiacea, Mascagnia sp.

Los signos clínicos más comunes incluyen debilidad, engrosamiento de la vena yugular, tremores musculares y taquicardia, demostrando un cuadro de insuficiencia cardiaca aguda. La intoxicación por nitratos varía según la especie animal involucrada, acorde a su capacidad de metabolizar la molécula; por lo general los rumiantes desarrollan metahemoglobinemia (dificultando el transporte de oxígeno por la sangre) ocasionando ataxia, temblores, hipersensibilidad, jadeo e incremento de la frecuencia cardíaca en el campo lo más característico es la presencia de sangre achocolatada, estos síntomas son evidentes cuando los niveles de metahemoglobinemia alcanzan 30-40% y la muerte ocurre a niveles superiores al 80%.

Con el fin de evitar la incidencia de estas anomalías en las fincas que presentan plantas toxicas y donde se encierran los animales para diversas labores se trata de dejar los broches o puertas de los potreros y/o mangas de traslado para que los animales se trasladen durante la noche a los corrales sin necesidad de jardeo por parte de las personas evitando su sofocación, y se trabajan temprano en corral  y cuando sale el sol son soltados con tranquilidad a los potreros. Otro momento que es crítico en estas fincas es durante el traslado hacia otras fincas y/o plantas de beneficio donde se llegan a registrar muertes hasta del 5 % según conversaciones personales con ganaderos que tienen fincas con estas características donde generalmente para disminuir la incidencia de muertes de animales mezcla azul metileno en el suplemento mineral y algunas veces inyectan vía intravenosa y/o parenteral una mezcla de alcohol y aspirina humana con el fin de mejorar la circulación de la sangre todo sin un mayor sustento técnico claro por parte del productor. Estas acciones no están documentadas y su eficiencia tampoco es analizada.

La empresa Somex S.A en el conocimiento obtenido en sus 26 años de permanecer en el mercado de la suplementación mineral ganadera en Colombia con respecto a las plantas que generan algún grado de intoxicación de los rumiantes en los diferentes sistemas de producción en el trópico alto y bajo ha diseñado una serie de productos que disminuyen la incidencia de estas patologías siempre y cuando se presenten suministros diarios y en consumos acordes al nivel de producción de los animales ya sean de lechería especializada a los cuales se les suministra Calcileche 12 , con consumos entre 150 y 200 gramos/animal/día y en ganadería de cría, doble propósito y levante ceba  se utiliza la referencia Somex BMG o bejuco mata ganado con consumos superiores a los 80 gramos/animal/día. Con este procedimiento se ha logrado disminuir hasta en un 90 % la incidencia de muertes de animales.

Las primeras aproximaciones para trabajar esta situación se dieron desde el año 2001 evaluando diferentes plantas y su concentración de nutrientes  zonas de Bolívar y Magdalena. En la finca La Gloria del municipio El Pueblito de los Santos magdalena, se formaron dos grupos de animales cebú de 152 kg y 160kg, a uno se suministró sal mineral BMG y al otro lote sal mineral comercial. En los dos lotes se evaluó la respuesta productiva en términos de ganancia de peso; posteriormente durante tres períodos, se tomaron muestras de sangre de la vena yugular, para determinar la concentración de nitratos y nitritos. La evaluación se hizo desde el 20 de noviembre del 2000 hasta el 29 de mayo del 2001.

En la finca El Delirio en Pinto Magdalena, se tomó un lote de 111 animales y durante 65 días tuvieron un consumo de 40 gramos diarios de sal mineral BMG. Del lote se tomaron 20 animales para evaluar la resistencia a la caminata de 5000 metros en horas de alta temperatura, 9 AM a 1 PM.

 

RESULTADOS ENCONTRADOS:

En la finca La Gloria se obtuvieron los siguientes resultados. Los incrementos diarios de peso en los dos grupos, con sal mineral BMG y el grupo testigo, durante los 210 días de estudio se muestran en la figura 1.

Figura 1. Incremento diario de peso de los dos lotes de novillos

Se observa que los grupos tuvieron comportamientos diferentes en los tres períodos de evaluación, en los cuales el lote con sal mineral BMG ganó más peso que el grupo control en los períodos de noviembre a enero y de noviembre a marzo. Durante el verano de enero a marzo del 2001, los lotes perdieron peso, sin embargo, el lote con sal BMG perdió menos peso vivo que el control.

Las concentraciones de nitratos y nitritos en la sangre de los novillos en los dos los lotes experimentales se muestran en las figuras 2 y 3.

Figura 2. Concentración de nitratos en la sangre de los lotes de novillos

Figura 3. Concentración de nitritos en la sangre de los dos lotes de novillos.

Las tres muestras de sangre, 20 de noviembre del 2000, 26 de enero del 2001 y 29 de mayo del 2001, muestran que los animales que consumieron sal mineral BMG, tienen niveles más bajos de nitratos y nitritos que el lote control, y durante el tiempo de estudio presentó más diferencia con el lote testigo, debido posiblemente al efecto positivo que algunos minerales de la sal mineral BMG ejercen sobre las sustancias tóxicas, bajando su concentración y su efecto tóxico en los animales.

 

En la finca El Delirio, con machos de 290 kilos de peso, que consumieron 40 gramos diarios de sal mineral BMG, se realizó la prueba de resistencia a la caminata en horas de alta temperatura. Después de la caminata uno de los veinte presentó síntomas de fatiga(hipoxia), se dejó reposar y a la media hora se recuperó totalmente; es decir, el 5% de los animales presentó fatiga con cero mortalidades. El consumo de sal mineral BMG fue de 40 gramos, día.

 

En resumen, estos estudios muestran que la sal mineral BMG puede disminuir los efectos de las sustancias tóxicas, reduciendo la fatiga o hipoxia y muerte de los ganados que consumen bejuco mata ganado.

 

Bibliografía

  • Mahecha, L. Importancia de los sistemas pastoriles y principales limitantes para su implementación en la ganadería colombiana.
  • Diaz, G. Plantas Toxicas de importancia en salud y protección animal.

Agregue su comentario

Contáctanos

Siéntete libre de escribirnos

CONTACTO

Oficinas:
Carrera 50 FF No 8 sur 27 of 520-521
Medellín, teléfono: (4)444 2809.

Planta:
Km 2,5 Vía Malambo–Sabanagrande,
El Gladiador, lote 3B – 4
Teléfono: (5) 377 0190

Todos los derechos reservados Somex © Desarrollado por Alianzanet Digital